VI Encuentro de Agentes Comerciales de Gote S.A.

VI Encuentro de Agentes Comerciales de Gote S.A.

El pasado día 12 de marzo y con una duración de tres días muy intensos, tuvimos el VI Encuentro de Agentes Comerciales de Gote S. A.  

Con una convocatoria de más de 17 profesionales del sector, tanto en telecomunicaciones como en iluminación por led, en nuestra sede central del Parque Tecnológico de Paterna (Valencia), analizamos el evolutivo y cierre del 2018.

La presentación de los objetivos y las nuevas estrategias de GOTE S.A., para el 2019, incrementó la motivación de los asistentes.

Con el nuevo catálogo de Gtled 2019 pudimos adentrarnos en el mundo del control de la iluminación a través de las nuevas APPS, permitiéndonos ir más allá del control básico de la luz y del color.  Cada uno de nosotros tuvimos la oportunidad de poder hacer prácticas con nuestros móviles.

 

El nuevo catálogo de Gtled innova tanto técnicamente como estéticamente, cautivandonos con su nuevo diseño.

 

Los nuevos productos, también fueron muy bien aceptados por todos, creando una natural impaciencia por presentarlos a nuestros clientes.

En cuanto a las novedades de GTLAN, enfocadas a la fibra óptica, la nueva certificación de la CAT_8 y la ampliación de referencias de productos, hizo que quedaran aún más cubiertas todas las necesidades que nos encontramos en el mercado del sector de las telecomunicaciones.

En definitiva, esta convención marca un antes y un después del concepto de la iluminación led con GTLED y su nuevo catálogo técnico profesional de control de iluminación y por otro lado aumenta la fuerza profesional con la incorporación de novedades GTLAN.

10 buenas prácticas para trabajar con fibra óptica

10 buenas prácticas para trabajar con fibra óptica

Desde GTLAN os ofrecemos 10 buenas prácticas para trabajar con fibra óptica.  Un decálogo de interés para profesionales de la fibra óptica.

1.      Limpieza.  Herramientas de limpieza para instalaciones de fibra óptica

Posiblemente uno de los aspectos más importantes a tener en cuenta a la hora de trabajar con fibra óptica es la limpieza.  La fibra óptica no se ve afectada por interferencias electromagnéticas, pero es muy sensible a humedades y suciedad.

Un simple roce sobre la superficie del conector puede provocar incluso varios dB de pérdidas o atenuaciones en el sistema.  Existen en el mercado diferentes productos para realizar una correcta limpieza de los conectores de fibra.  Aunque lo más habitual sigue siendo una gasa de papel y alcohol isopropílico.

 

2.      Orden.  Códigos de colores

Relacionada con el punto anterior (ya que van de la mano) tenemos el orden.  La complejidad de un cable de fibra aumenta a medida que aumentan el número de fibras de un mismo cable (pudiendo llegar a 512 FO).

Las fibras están organizadas en microtubos en el interior de un cable, estos microtubos siguen un código de colores para saber en todo momento cual es la relación numérica de las fibras.  Existen varios estándares y códigos de colores, en función del tipo de cable y su modularidad.

Mantener la correspondencia de las fibras cuando se realiza un empalme requiere de un alto grado de orden y disciplina.  Siempre deben seguirse los planos o diseños para no cometer errores.

 

3.      Estanqueidad. Sellado adecuado de la entrada de cables.

La mejor manera de asegurar que la fibra (fusiones y conectores) mantenga sus propiedades sin introducir atenuaciones en el sistema, es la estanqueidad. Una vez realizada la fusión o enfrentan dos conectores lo más adecuado es no interferir de ni permitir que agentes externos interfieran sobre ellos.

Los elementos para proteger la fibra, desde cajas interiores hasta cajas de exterior deben tener un nivel de estanqueidad acorde con la exposición ambiental que puedan sufrir. El estándar IP XY (internal protection) define diferentes niveles de protección frente a ingresos de (X) polvo y (Y) líquidos.

Una de las partes más débiles frente a la estanqueidad, suele ser la entrada de cables en las cajas y el propio cierre de la caja.  Hay que tener extremo cuidado y seguir los consejos del fabricante para que estas partes queden bien selladas.

 

4.      Cómo medir correctamente.  Medidores y tipo de medición, potenciómetros/reflectómetros

La medición de un sistema de fibra óptica es una tarea compleja y se puede realizar de varios modos y con diferentes herramientas. Un sistema debe cumplir con unas pérdidas de potencia mínimas y máximas.

Pueden utilizarse potenciómetros para comprobar la atenuación del sistema, para ello una fuente o emisora inserta un haz de luz a una potencia determinada en el inicio y en el final se coloca un medidor de potencia que mide la potencia de haz de luz de llegada, de esta manera se calcula la diferencia entre los valores de entrada y de salida.

Los reflectómetros introducen un haz de luz, pero en este caso analizan la señal resultante que emite el reflejo o rebote a lo largo del sistema en el mismo punto del sistema. Mediante la reflectometría se pueden analizar las señales de manera gráfica, teniendo de un vistazo las pérdidas que aparecen en el mismo.

 

5.      Acomodo de las fibras. Radios de curvatura, tipos de fibra G652 G657

Una vez realizada la fusión el sobrante de fibra óptica queda sin protección/sin cubierta (desnuda con un grosor de 900 micras) con una longitud aproximada de 1 metro.  Este sobrante debe acomodarse correctamente, en las propias bandejas donde se alojan las fusiones, para ello se enrolla la fibra y se almacena.

Es importante saber que la fibra no puede curvarse en exceso, ya que aparecerían pérdidas.  Existen diferentes tipos de fibra y cada una de ellas permite un radio de curvatura mínimo.

 

6.      Retención del cable, aramida/núcleo FRP

La construcción del cable de fibra óptica posee un elemento de refuerzo utilizado para protegerlo de tirones una vez está instalado en una caja.  Este refuerzo se encuentra en el interior del cable y separado de los tubos donde se alojan las fibras.  Se utiliza para fijar el extremo del cable a la caja, de esta manera en caso de tirón del cable desde el exterior, el cable no se desprende y se protegen las fusiones y/o conexiones.  Para cada cable y caja se determina un número de Newton metro que debe soportar la tracción.

Dos de los elementos de refuerzo más utilizados son los hilos de aramida, una poliamida con propiedades altamente resistentes y el núcleo de FRP, se trata de una fibra de vidrio reforzado.

 

7.      Prevención de riesgos.  Trabajos en altura.

Este aspecto del trabajo es común con los demás sectores, pero no por ello menos importante.  Siempre debe cumplirse las normativas de protección y prevención de riesgos laborales.

Existen algunos aspectos concretos a tener en cuenta a la hora de trabajar con fibra, manipulación correcta de las fibras; están pueden saltar a los ojos o clavarse en las manos (utilizar gafas y guantes de seguridad), la luz de una fibra óptica producida por los generadores de luz para fibra puede dañar seriamente al ojo, aunque la luz sea invisible.

 

8.      Herramientas específicas y de calidad.  Fusionadora y cortadora.

Trabajar con fibra óptica requiere conocimientos acerca de herramientas específicas que no se utilizan en otros campos, las más destacadas son la fusionadora y cortadora.  La fusionadora trabaja con precisión de micras para unir dos núcleos de fibra óptica, para ello mediante dos electrodos fusionan los extremos de las fibras.

Para lograr una correcta fusión es muy importante que los extremos de las fibras sean cortes limpios, sin aristas ni rebabas.  Para alcanzar esa precisión en el corte, es necesaria una cortadora especial que fijando la fibra pasa una cuchilla circular de gran precisión para dejar las fibras listas para su fusión.

 

9.      Averías.  Como detectarlas

Un sistema de comunicaciones de fibra óptica es relativamente más estable y seguro frente a averías, pero como en cualquier sistema pueden ocurrir accidentes y averías.  Lo más habitual son los cortes o falta de continuidad, pero también pueden aparecer pérdidas por torsión del cable o por curvatura de la fibra.

La mejor herramienta para detectar averías es el reflectómetro, ya que puede localizar con gran precisión la distancia a la que se encuentra el corte o pérdida.

 

10. Pérdidas, inserción y retorno.  Atenuadores

Existen varios tipos de pérdidas en una instalación de fibra óptica, las más comunes o sobre las que más atención se pone son, la pérdida de inserción y la de retorno.

Las pérdidas de inserción son las que se dan cuando en el sistema se añade un nuevo elemento, puede ser una fusión, conectores, splitter, etc. Estos elementos reducen la potencia de la señal, y se calculan como la diferencia de potencia que hay entre la entrada del elemento y la salida de este.

Las pérdidas de retorno se miden como la diferencia de potencia de señal entre la entrada y el reflejo o rebote de luz que provoca el elemento. Cuanto mayor sea esa diferencia supone que menor es el reflejo o rebote, es decir mejor será el elemento.