Más de una vez os habréis encontrado precios de venta bajísimos en el mercado nacional de cables UTP.  Pero como siempre todo lo barato tiene truco.

Actualmente encontramos en el mercado la venta de cable UTP de aluminio cobreado, el conocido como cable UTP CCA (Copper Clad Aluminum).

El cable UTP CCA incumple las normas IEC y CENELEC ¡Que no te engañen!

El término “clad” se refiere a la unión de dos tipos de metales, en donde uno reviste al otro consiguiendo una conexión bimetálica.

Ésta característica del cable UTP CCA incumple con las exigencias de las normas IEC y CENELEC que exigen en las especificaciones de categoría 5e y categoría 6 que estos cables sean conductores de cobre.

Por lo tanto al ser el precio del aluminio más bajo que el del cobre, los fabricantes de cable UTP CCA pueden vender este tipo de cable a precios tan bajos.

Si bien estos productos puedan parecer cableado estándar y parecen funcionar como tal en algunos casos, existen diferencias significativas que podrían presentar problemas de redes y riesgos de seguridad.

Problemas al usar cable UTP CCA

  1. Fallos de conexión durante la instalación y el funcionamiento debido a la baja resistencia mecánica inherente a los conductores CCA.
  2. Puede presentar fallos fácilmente detectados en las pruebas de certificación de la red instalada, con equipos de campo.
  3. Riesgo de rotura del aluminio ya que no admite radios de curvatura reducidos.
  4. Peor transmisión con el aluminio pudiendo dar fallo en uso en Gigabit Ethernet IEEE 802.3-2008.
  5. Caídas de tensión impidiendo el funcionamiento de PoE IEEE-802.3af/at.
  6. Fallos de contacto en los conectores debidos a que la conexión no es cobre con cobre. Al ser cobre con aluminio originará un par galvánico que oxidará el aluminio teniendo 16 contactos defectuosos.
  7. Fallo de conexión debido a la pronta oxidación del aluminio en contacto con el aire provocando fragilidad en el producto.

Algunos indicios que te permitirán comprobar que no te dan gato por liebre son el peso del producto, el color del cable que se apreciaría con un simple raspado o con una medición y por supuesto el precio.

 

En Gote asesoramos correctamente a nuestros clientes y distribuimos siempre productos certificados y de calidad para dar un servicio de garantía.