El pasado 27 de febrero en Madrid, GTLAN a través de APIEM, presentó una formación sobre el mercado tradicional y actual de la fibra óptica.  De manera especial comentamos qué cambia con la nueva normativa ICT2.

Contamos con la participación de más de 35 instaladores a quienes nuestro director técnico, Jesús Perez, expuso los retos que trae la aplicación del Reglamento de Infraestructuras de Telecomunicaciones ICT2.

Tradicionalmente en la fibra óptica se ha utilizado su versión multimodo (850-1300nm) y monomodo (1310-1550nm) para complementar las redes LAN.

Desde la aparición de la reforma de la nueva ICT, más conocida como ICT 2 en 2011, el consumo de la fibra óptica ha aumentado ostensiblemente.

Para la realización de estos trabajos se utiliza exclusivamente la versión monomodo (1310-1490-1550nm) en todos los trabajos que requieren los instaladores tipo F y las redes FTTH.

Actualmente toda obra de nueva construcción o reforma, debe cumplir con la nueva normativa ICT2.

¿Qué cambia con la nueva normativa ICT2?

  1. Se emplean conectores SC/APC, por sus bajas pérdidas en la inserción.
  2. Cable G.657A2 o B3. Posibilidad de emplear también G.652D, por su tracción elevada.
  3. Dos fibras por vivienda. Los operadores están pasando una sola porque es una red privada y no una instalación que se acoge a la ICT.  En reformas o nuevas construcciones se deben instalar dos.
  4. La red va a trabajar en 1310, 1490 y 14550 nm.
  5. Se han de comprobar las pérdidas de las tres longitudes de onda.
  6. Las pérdidas máximas desde el RITI (Recinto interno de telecomunicaciones inferior) hasta el PTR (Punto terminación red), han de ser de 2dB máximo. Sin embargo, es recomendable que sean 1,55dB.  El uso de un medidor de potencia selectivo o GPON es obligatorio.
  7. En la parte de cobre, sólo se añade el multiplexor como elemento para efectuar los empalmes y se ha de utilizar exclusivamente el conector CAT6. Posteriormente se debe de certificar la instalación.

Durante la formación se pudieron ver los conceptos necesarios para poder comparar los diferentes productos que son necesarios para la realización de una obra, junto con los equipos y técnicas de comprobación para completar estos trabajos según la normativa actual.